4.8.13

Portada revelada: CHAOS de Christine O"Neil (Kardia Chronicles, #1) (Fragmento + sorteo)

Publicación: 19 de Agosto de 2013

Sinopsis:
Mi nombre es Maggie Raynard. Después de dieciséis años de ser simplemente yo, de repente puedo matar gente cuando pierdo los estribos. Resulta que soy una semi-diosa, descendiente de Afrodita. Suena genial en teoría, pero cuando accidentalmente puse a mi ex-novio en estado de coma, las cosas se van rápidamente cuesta abajo.

Ahora, un chico nuevo llamado Mac Finnegan ha hecho su misión en la vida molestarme continuamente. Estoy atrapada aprendiendo como usar mis nuevos poderes a la vez que tengo que lidiar con los problemas  normales de la preparatoria, y con este  -molesto y muy guapo- chico en todos mis asuntos, estoy a punto de enloquecer.
Pero se pone peor. Acabo de enterarme de que hay una especia de consejo para semi-dioses que me quiere muerta. Piensan que soy mala y cuando mi ex muere de repente, es como si todo el mundo estuviera decidido a acabar conmigo. Mac podría resulltar ser mi única salvación, pero él tiene sus propios secretos -secretos que podrían matarnos a ambos.
Traducción de RAB

Agrégalo a Goodreads

Fragmento Exclusivo:

Estaba harta de los chicos.
No de esa manera falsa donde lo-digo-pero-en-realidad-quiero-un-novio, sino más bien de la manera prefiero-comer-queso-con-gusanos. Nada de relaciones. No para mí. No ahora y quizás nunca. Quien soy... lo que soy y lo que soy capaz de hacer? Todo el mundo está mejor de esta manera.
"Tengo que detenerme en mi casillero un momento", dije, girando a la derecha y yendo a través de la multitud de chicos caminando derecho como ñus dirigiéndose a un pozo de agua. Libby me siguió y se puso a mi lado mientras lidiaba con el candado.

"¿Qué es eso?" Señaló un trozo de papel blanco sobresaliendo de una de las ranuras de la puerta de metal color oliva.
Abri el candado abierto y chasque el seguro con el pulgar. "No lo sé." Quizás Bink me había dejado otra nota. Bink era mi vecino, mi amigo, y la mayoría de los días, mi transporte a casa. La última vez que encontré una nota en mi casillero, fue cuando su celular se descompuso y tuvo que irse temprano. En serio, esperaba que esto no fuera una repetición de eso.

Mentalmente hice una lista de las personas a quienes podría pedir un aventón y no encontre a nadie. Libby siempre tenía que quedarse después para alguna actividad, y yo realmente sólo tenía otras dos personas a las que podría llamar "amigos" y ninguno vivía cerca de mí. Arrugué mi nariz en anticipación del horrible olor a zapatos sucios mezclados con bologna vieja del autobús lleno de niños cuya última clase había sido deportes y optaron por no cambiarse de ropa. Con un suspiro, abrí la puerta y el rectángulo blanco flotó hacia el suelo.

Libby se inclinó para recogerlo y leyo en voz alta. "Querida triste y solitaria..." Su voz se desvaneció y se quedó callada por unos segundos, hasta que su piel se tornó de un de rosa intenso, y luego se quedó sin aliento. "Oh, Dios mío. Santa... Oh, Mags, definitivamente no te va a agustar esto."
Cogí el papel de sus manos, tratando de calmar el creciente agujero en mi estómago.

Querida triste y solitaria,
Ya que casi puedo garantizarte que Ella está a punto de darte consejos de mierda como lo hace cada semana, déjame ser la voz de la razón. Tu novio es justo como la mayoría de los chicos de preparatoria. Dale una oportunidad y, mejor aún, ¿por qué no te ofreces a aprender a jugar algunos de los juegos que le gustan? Probablemente apreciará el esfuerzo e incluso te llevaría a un lugar agradable después. Si eso no funciona, siéntalo y hazle saber cómo te sientes para que él pueda decirte que le está pasando. Puede ser que llamar constantemente estúpidas a las cosas que le gustan no sea la mejor manera de conseguir lo que quieres en esta situación, ¿no? En cualquier caso, no dejes que las divagaciones de una chica emo amargada que probablemente nunca haya tenido un novio arruinanen tu relación.
Espero que esto ayude,
Él

La sorpresa fue demasiada para dejar salir la ira de inmediato, pero aturdida como estaba, sabía exactamente quién estaba detrás de esto. Sólo había una persona en toda la escuela que se utilizaría la palabra "mierda".

Mac Finnegan.

El testarudo, molesto, guapo¿mencioné molesto? -Mac Finnegan, que apenas y me había dado la hora del día, desde que había llegado a la preparatoria Crestwood hace un par de meses. Mac Finnegan, que se creía tan genial con su acento irlandés y su sonrisa burlona. Mac Finnegan, que inexplicablemente hacia que me dieran ganas de lamerlo como un cono de helado y e inmediaamente después de lavarme la boca con ácido.

¿Cómo había descubierto mi secreto? Sólo Bink y Libby sabían que yo era la chica detrás  del "Eso es lo que ella dijo," y hubiera apostado todo lo que tenía a que ninguno de los dos me hubiera delatado.
De cualuier manera no importaba. De una forma u otra, él lo sabía. Lo que es peor, había elegido burlarse de mí con eso. Una amargada chica emo que probablemente nunca habría un novio, si claro. Yo había tenido un novio una vez y no termino bien para ninguno de los dos. No tenía ninguna prisa por repetir la experiencia. Además, ¿qué le importaba a este idiota irlandés?

La ira se concentro en mi pecho. Podía sentir el poder creciendo en mí, arañando para poder salir, rugiendo por ser escuchado. El vello de mis brazos se erizó mientras trataba de respirar, de dejar que la furia se disipara y saliera de mis poros en inofensivas volutas de energía, pero no sirvió de nada. Apreté la mano sobre mi casillero y abrí la más pequeña de las válvulas de escape, el pico de la tetera, silbando y dejando salir una corriente de vapor. El metal barato se calentó al instante contra mi piel, la puerta ondulando y deformándose justo en el espacio debajo de mis dedos.

"Eh, Mags-" Libby susurró con urgencia, pero una voz masculina la interrumpió.
"¿Cómo va todo allí, Libby? Maggie."

Me di la vuelta, aún tratando de recuperar el aliento, y allí estaba, paseándose, una sonrisa dividiéndo su pecaminosamente hermoso rostro.

Mac Finnegan, que había decidido que ser el nuevo chico no era suficiente, así que tenía que salirse de su camino para hacer enemigos. Mac Finnegan, que quería poner mi mundo de cabeza en lugar de ocuparse de sus propios asuntos. Mac Finnegan, quien no conocía el significado de vive y deja vivir.
Mac Finnegan, que claramente no tenía idea de con quién se estaba metiendo.


Sobre la autora:

Christine O'Neil nació y creció en Connecticut, donde pasó la mayor parte de su infancia al aire libre capturando salamandras, ranas y resfriados. Cuando no estaba aterrorizando a la madre naturaleza, estaba acurrucada bajo las sábanas con su nariz en un libro. Como adulta, dejó de acechar a los anfibios, pero todavía ama los libros. Cuando no está leyendo, le gusta pasar su tiempo observando a la gente. De hecho, ella probablemente te está viendo ahora mismo O_O También está un poco obsesionada escribiendo libros para jóvenes adultos, pero si tuviera que escoger otra profesión que sería un ninja ... o un profesora de las Artes Oscuras..

Y no duden en entrar al sorteo por un ejemplar en eléctrónico de este libro.

a Rafflecopter giveaway

1 comentario:

  1. La portada no me gusta nada D: no lo sé, la chica sale rara.
    La sinopsis suena bien aunque el fragmento me dejó indiferente ><

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!
POR FAVOR, No comentes spoilers.